New York State In-depth

A medida que más estados desautorizan el diagnóstico de “delirio excitado”, grupos policiales retroceden

Luego de año crucial en el movimiento para desechar el término “delirio excitado”, en varios estados hay un impulso para prohibir el diagnóstico médico desacreditado en los certificados de defunción, la capacitación policial, los informes de incidentes policiales y el testimonio en los tribunales civiles.

En enero, California se convirtió en el primer estado en prohibir el término médico en muchos procedimientos oficiales. Ahora, legisladores de Colorado, Hawaii, Minnesota y Nueva York están considerando proyectos de ley que también limitarían cómo se utiliza el concepto de “delirio excitado”.

La nueva ola de propuestas estatales, impulsada por familias que perdieron familiares después de enfrentamientos con la policía, marca un paso importante para desterrar un término que los críticos dicen que incita a la policía a usar fuerza letal en exceso.

“Lo que queremos es ver es la ley siguiendo a la ciencia”, dijo Joanna Naples-Mitchell, abogada que trabajó en una influyente revisión de Physicians for Human Rights sobre cómo el término “delirio excitado” se convirtió en un concepto cuya legitimidad es en gran parte rechazada por la comunidad médica.

Pero el impulso inicial en las legislaturas estatales se encuentra con una resistencia renovada por parte de las agencias del orden y otros defensores, incluidos algunos que están de acuerdo en que el “delirio excitado” es un diagnóstico fraudulento.

Los proyectos de ley “claramente infringen la Primera Enmienda” y violan la libertad de expresión, dijo Bill Johnson, director ejecutivo de la National Association of Police Organizations. También argumentó que los agentes encuentran síntomas y comportamientos asociados con el “delirio excitado”.

El delirio excitado es una teoría diagnóstica de cuatro décadas que se ha utilizado para explicar cómo una persona que experimenta agitación grave puede morir repentinamente mientras está siendo controlada por la fuerza.

El año pasado, el American College of Emergency Physicians retiró un informe de 2009 que había sido el último pilar médico oficial de apoyo a la teoría utilizada cada vez más en los últimos 15 años para explicar la falta de responsabilidad de la policía en muchas muertes ocurridos bajo su custodia.

El “delirio excitado” se citó como defensa legal en las muertes de George Floyd en Minneapolis en 2020; Daniel Prude en Rochester, Nueva York; y Angelo Quinto en Antioch, California, entre otras. La teoría proponía que las personas en crisis de salud mental, a menudo bajo la influencia de drogas o alcohol, pueden exhibir una fuerza sobrehumana cuando la policía intenta controlarlas, y luego mueren repentinamente por la condición, no por la respuesta policial.

En 2021 y 2022, el Departamento de Policía de la Ciudad de Nueva York (NYPD) publicó materiales de capacitación que dicen a los oficiales que restrinjan y dejen sin sentido a las personas que encuentren y que muestren signos de “delirio excitado”, como “temperaturas corporales elevadas, aumento de la fuerza física y falta de fatiga física”, según New York Focus, una redacción sin fines de lucro. El NYPD no respondió a las solicitudes de comentarios sobre su capacitación o el nuevo proyecto de ley estatal.

“Siguen teniendo esto en los registros”, dijo Jessica González-Rojas, asambleísta estatal demócrata por Nueva York, quien presentó el proyecto de ley que pide prohibir el término en los certificados de defunción, autopsias, capacitación policial, informes de incidentes y procedimientos judiciales. “Y es bastante preocupante el tipo de restricciones que están recomendando, dada la falta de evidencia de que este sea un síndrome médico real”.

El Departamento de Policía de Minneapolis, que según el Star Tribune utilizó el término en capacitaciones, se negó a comentar sobre sus materiales de capacitación y la legislación estatal pendiente. Ese proyecto de ley prohibiría que el “delirio excitado” y términos similares se citen como causa de muerte, se utilicen como diagnóstico médico o se incluyan en el entrenamiento policial.

Sin embargo, la presencia de la teoría en los materiales de capacitación también puede estar comenzando a cambiar. En Colorado, donde el término se usó, en parte, para justificar la muerte en 2019 de Elijah McClain en Aurora, una junta estatal eliminó el término de la capacitación policial desde enero de este año. Los agentes de la ley inmovilizaron al joven de 23 años, y los paramédicos le inyectaron una dosis letal de ketamina.

Este año, los legisladores de Colorado están debatiendo una medida que se parece en gran medida al proyecto de ley de California, pero permite que el término permanezca en los procedimientos judiciales civiles.

En la audiencia del proyecto de ley ante el Comité Judicial de la Cámara de Representantes de Colorado el 6 de febrero, Rebecca De Luna describió la angustia de su familia por la muerte en 2017 del padre de su hija, Alejandro Gutiérrez, bajo custodia policial en Thornton. Dijo que se determinó que el “delirio excitado” había sido la causa de su muerte.

“Su rostro estaba magullado con la huella de un zapato. Su aspecto era irreconocible”, testificó De Luna. “El término se ha utilizado durante demasiado tiempo como una excusa para que las fuerzas del orden se protejan cuando alguien muere bajo su custodia, francamente, como resultado de una fuerza excesiva y lo que considero brutalidad policial que resulta en muerte”.

Sheldon Haleck (al frente) con su hermano Anthony; su madre, Verdell; y su padre, William. El ex miembro de la Guardia Nacional Aérea de Hawaii tenía 38 años cuando murió después de un encuentro con la policía en 2015. Sus padres presentaron una demanda civil contra los oficiales, que los Haleck finalmente perdieron en gran parte debido a que se argumentó que Sheldon había muerto a causa del “delirio excitado”.(Aaron Reis)

Varios proveedores de servicios médicos y educadores testificaron en contra.

John Seward, gerente del programa de servicios médicos de emergencia de la Universidad de Denver, dijo al comité que no se oponía a prohibir “delirio excitado” en certificados de defunción y capacitación policial, ya que los policías no son profesionales de la salud. Pero prohibir el uso del término en la capacitación del personal médico sería legislar la medicina y obstaculizar la libertad académica, apuntó.

“Si no podemos estudiar y aprender del pasado, incluso cuando ese pasado es doloroso, ahora estamos condenándonos a repetirlo”, dijo Seward a los legisladores.

Julia Sherwin, abogada de derechos civiles de California que testificó a favor del proyecto de ley de Colorado, se sorprendió por los argumentos de los opositores de que dichos proyectos de ley podrían limitar la libertad de expresión y el debate sobre la historia de la idea.

“Eso para mí pareció un poco ridículo”, dijo Sherwin, quien fue coautora el informe de Physicians for Human Rights. Estos proyectos de ley impiden que una teoría desacreditada se utilice falsamente para responder a una crisis y mantienen la “pseudociencia” fuera de los registros oficiales, enfatizó.

El proyecto de ley de Colorado fue aprobado por la Cámara de Representantes estatal en una votación de 42-19 a mediados de febrero y ahora está ante el Senado estatal. Se enmendó para aclarar que se puede utilizar “delirio excitado” al enseñar sobre la historia del término y que se permiten cursos de Servicios Médicos de Emergencia (EMS) sobre “interacción médica segura y eficaz con personas que exhiben un estado mental alterado”, que presentan síntomas que incluyen agitación y agresión, o violencia.

Parte del impulso para esta legislación proviene de familias cuyos seres queridos murieron a causa del “delirio excitado”, en lugar de por el uso de la fuerza durante un encuentro policial.

El proyecto de ley de Hawaii se presentó después que William y Verdell Haleck supieran del esfuerzo de California y comenzaran a contactar a legisladores en el estado. Su hijo Sheldon murió allí en 2015 después de ser rociado con gas pimienta, electrocutado y restringido por la policía de Honolulu. En un juicio civil que los Haleck perdieron, los oficiales culparon de su muerte al “delirio excitado”.

El proyecto de ley de Hawaii prohibiría que se use el “delirio excitado” en los certificados de defunción, informes de incidentes policiales y casos civiles. Hasta mediados de marzo, no se había programado una audiencia del comité legislativo, pero los Haleck tienen la esperanza de que eventualmente sea aprobado.

“Nos daría cierto tipo de cierre y justicia”, dijo William Haleck.

El Departamento de Policía de Honolulu está monitoreando el proyecto de ley y no ha tomado una posición al respecto, dijo Michelle Yu, vocera del departamento. Y el proyecto tendría poco impacto en el Departamento de Medicina Forense de Honolulu, dijo su director, Masahiko Kobayashi, porque los médicos allí no usan el “delirio excitado” como causa de muerte.

Una razón por la que estos proyectos de ley siguen siendo importantes es porque evitan que las políticas fluctúen con cada cambio de liderazgo, dijo David Siffert, director legal del Surveillance Technology Oversight Project, que ayudó a redactar una legislación modelo que prohíbe el “delirio excitado” y está presionando por el proyecto de ley de Nueva York.

“Incluso si estás haciendo todo bien, no sabes si tu sucesor lo hará”, dijo Siffert. “Históricamente hemos visto esos altibajos en nuestras agencias”.

Los partidarios de la legislación estatal dicen que prohibir el término “delirio excitado” es solo un primer paso hacia la reducción de las muertes bajo custodia policial.

“El contexto subyacente no cambia solo con la legislación”, dijo Naples-Mitchell. “Va a tomar mucho tiempo abordar las causas profundas”.

El editor de KFF Health News, Matt Volz, colaboró con este artículo.

Comments are closed.